Un imparcial Vista de challas en meiggs

127 La penuria de un espacio sobrevino por razones obvias y El Labrador hizo eco de ello. Melipilla merece, con creces, un zona conocido hermoso y correctamente dispuesto donde hubieran salas de exposiciones, de conferencia, de cinematógrafo mayor y, por supuesto una gran sala de espectáculos para varios cientos de personas a la ocasión. Esto no es utópico sino una existencia que con esfuerzo e inteligencia podemos conseguir 278, publicaba en un editorial titulado Un teatro para Melipilla, en medio de la incomodidad de una itinerancia de actividades artísticas en lugares no adecuados para ellas. El llamado del boletín no tuvo ninguna admisión por parte de autoridades o empresarios. Lo que sí reconocía la ciudad es que necesitaba un espacio para la cultura, como le llamaban a la demanda por un emplazamiento donde acoger distintos talleres de disciplinas artísticas, exhibición de exposiciones y conciertos. Intentando aunar esfuerzos y dotar de una orgánica institucional al quehacer cultural, el municipio creó un Centro Cultural Municipal a fines de Alojado en el municipio, pasó en pocos meses a servir de la Corporación Municipal de Melipilla para la Educación y la Salubridad, perceptible de tener una gobierno discreta cuando funcionaba como parte de la Municipalidad 279. Este centro cultural, dirigido por Roberto Mesa 280 y que funcionaba sin presupuesto, pasó a soportar el nombre de José Leyán Zumelzu, padre de un conocido comerciante de origen árabe, que facilitó para su funcionamiento La Casona de calle Vargas N 449, una antigua vivienda de grandes dimensiones. 278 El Labrador, 8 de febrero de El Labrador, 29 de marzo de De acuerdo a la narración de Mesa, llegó a ese cargo por proposición de la Gobernación Provincial de aquel entonces.

28 compañías que se instalaban en Valdés y Serrano 86. Porque Cuadro un municipio que incluso se avergonzaba cuando recibía solicitudes de compañíCampeón de teatro, como la de Mateo Martínez Quevedo, que en diciembre de 1908 pedía al alcalde un teatro con proscenio, sillas i música a fin de alcanzar seis representaciones con una compañía dramática que dirige 87. Toda ciudad que se preciara de tal debía contar con un teatro y Melipilla no lo tenía, menos aún para fines culturales. El municipio ni siquiera Bancal capaz de nutrir a la costado de músicos, por lo que delegó la tuición en la policía, la que a poco andar devolvió la responsabilidad al municipio, en un ir y venir de pobreza que no sólo impedía a los músicos tener la holgura para dedicarse exclusivamente a interpretar obras, sino igualmente para optar a una vida digna. El pionero Teatro Apolo En una ciudad con focos a parafina, con el problema de los chanchos sueltos en la Incertidumbre en medio de las calles, incendios descontrolados por no tener quien los apagara, sin mercado, con un matadero insalubre, sin alcantarillado y ad portas de un centenario que debía tener algo de pompa en sus espectáculos, una solución intermedia fue una carpa que en 1909 instaló la Compañía Cinematográfica del Pacífico en la intersección de calle Valdés con Ortuzar, donde no había ni matiné ni vermouth, solamente funciones de Confusión; una sala con títeres hacia 86 Los circos se instalaban, usualmente, en calles Serrano (entre Valdés y Voluntad), en calle Valdés, (entre Serrano y Barros) y incluso en Serrano, en la intersección con Ugalde. Esto es, a una y dos cuadras de la Plaza de Armas.

4 El traje es el convencional de los jefes indios norteamericanos: turbante de plumas que les llega a los talones, blusas y pantalones de un solo color, adornado con franjas y mostacillas, zapatillas deportivas. El brujo de los Pieles Rojas no luce turbante. Lleva un gorro de piel de conejo que remata en la frente con dos cachos.

132 pacios para desarrollar el teatro. Seguí golpeando puertas, pero con los cambios tibios, siguió todo tibio. En el mismo sentido, para Enrique Valdés, unidad de los jóvenes que desde la resistencia cultural había trabajado a escala Específico por el retorno a la democracia, con el Centro Cultural y Agrupación Pehuén, todo se empantanó en un status quo que abandonó a lo estético-cultural. Tuvimos que irnos para la casa, nuestra última tocata fue en una tournée al sur. Acá de Gobernante quedó Jaime Jiménez y no fuimos ni agarrados para el hueveo. Se le asignaron unos fondos a la cueca, y nosotros teníamos un esquema que no estaba en la examen de ellos, fue demasiado serio, con teatro, pintura, letras, educación, y no se abrieron las puertas como pensábamos. Aylwin estaba preocupado de otros temas que eran prioritarios con esta transición de mierda que no sabíamos si seguíamos en dictadura disfrazada o no. En este entorno, donde no había ninguna coordinación municipal por el expansión cultural, fueron las iniciativas particulares las que tuvieron impacto en la comunidad. La Parroquia San José Trabajador 285 de El Llanada, siguió montando año tras año la obra que recreaba la pasión, muerte y resurrección de Jesús; Eduardo Mallea desplegó al interior del Colegio Melipilla talleres de teatro y la celebración de un Festival de Bandas y Fanfarrias, con agrupaciones de Pimiento y el extranjero; y un muchacha Juan Mouras, titulado como intérprete musical en la Universidad de Pimiento, se asentó en Melipilla e inició, unido a la tribu Miric, compuesta por artistas, pintores y músicos, la Camerata 285 Luego convocatoria Santa Teresa de Los Andes. de Estudios Musicales. En lugares como La Casona, la Catedral de Melipilla, y otras parroquias católicas y mormonas, se realizaron conciertos de guitarra clásica, violoncello y piano que contaron con figuras de primer nivel Doméstico, como la soprano Gabriela Lehman 286.

Figuraí lo consigna el periódico El Comercio en octubre de Los días previos al aniversario de la ciudad y en la antesala de una nueva publicación de la Fiesta de la Primavera, ya existía una comisión constituida por comerciantes y autoridades, quienes realizaban constantes actividades sociales, algunas con ánimo celebratorio de santos, cumpleaños, despedidas, bienvenidas o afanes de auxilio, y siempre con momentos artísticos durante esas veladas. La sociedad de Melipilla está sacudiendo el letargo en que tanto tiempo estuvo sumida y puede decirse que ha empezado para ella una nueva Bancal, una etapa más animada, más agradable y todavía más social. Las fiestas patrias, la velada del centro inmaduro, el concierto organizado por la señorita Guillermina Zúñiga y la peña ofrecida por el señor Magistrado Culto han infiltrado nuestra sociedad la simpatía por estas reuniones francas, amistosas, que establecen entre las familias esa mutua confianza que tan agradable las hace 75. Es que había muchas causas de atención por esos días previos al centenario de Ají. El constante suministro de remesas para el hospital, la banda de músicos a quienes había que costear sus retretas de valses, polkas, marchas, y fantasías de ópera el futuro monumento a Ignacio Serrano, las escuelas públicas y la Iglesia. Todas eran consideradas loables causas y obtener hacienda era un imperativo, aunque había un problema. 74 Vicuña Mackenna citado en op. cit. Ruiz-Tagle, p El Comercio, 1 de octubre de

cit. Zegers, p. 51. También puede revisarse el sitio Web del Teatro ICTUS, adecuado en: (revisado en: diciembre de 2011). de izquierda, tenía un poder de palabra, un bla bla que convencía y lograba traer obras que creo que la gente no entendía. Me acuerdo que en Pedro, Juan y Diego, en un momento echaban de la pega a individuo de los personajes y salía una señO de atrás del decorado que Cuadro su compañera. Cloruro sódicoía ella de un zona medio oscuro, porque Cuadro como el panorama Doméstico que se había ido a la chucha, casi llorando y dice: chapulines, chapulines. La Familia se cagaba de la risa, pero Bancal terrible, porque ella cloruro sódicoía con su Impulsivo en brazos a vender chapulines para poder ingerir. Cosas así la gente no las entendía, aunque tampoco nadie se iba a reír del gobierno, si estaba realizado de sapos. Mallea y sus buenas intenciones aún verían la cara del fracaso, porque lo que debía ser un gran suceso para noviembre de 1977 terminó en un sonado traspié. Con semanas de adelanto se anunció la comportamiento del Ballet del Teatro Colón. El teatro más prestigioso de América Latina se encontraba en una tournée mundial y en su paso por Chile incluiría al Teatro Municipal de Viña del Mar, al Municipal de Santiago y al Palace de Melipilla. En ese nómina venía la primera danzadora Capea Segni, acompañada de Katy Gallo, Liliana Ivanoff, Liliana Martínez, Rodolfo Lancha, Gustavo Mollajoli y Leandro Regueiro. Lamentablemente para los productores, los números no cuadraron. Mallea, como principal promotor de la actividad y siendo director del Colegio Alonso de Ercilla, informó de un rollizo endeudamiento que alcanzó los pesos, debido a la escasa concurrencia. Fue una primera campanada de alerta que no dañó sus intentos por promover actividades culturales. Pero Mallea aunque no estaría tan solo. Su trabajo Cuadro observado por la municipalidad melipillana que formó una Comisión Cultural, dirigida por Héctor

8 Mayco y los suyos lo persiguieron, siguiendo las huellas de los hechos vandálicos cometidos por ellos. En el camino se unieron con los Asuanqaris quienes asimismo fueron atacados y entreambos, Mayco y asuanqaris, los persiguieron, cruzando el nudo de Vilcanota. Penetraron en la quebrada del Cuzco y los encontraron, exacto cuando estaban atacando a los tranquilos habitantes de Huantalay. Se produjo la lucha y los chunchos fueron vencidos. Acto seguido, los vencedores fueron agasajados por los lugareños y las tres tribus hicieron pacto de amistad. Adentro de este pacto, eligieron al más capaz, a Mayco como superior, quien se estableció en el Cuzco. De aquel pacto de amistad, nació la caída de los Chunchos, más tarde, imperio Inca.

102 El protagonista de connotados westerns, compañero de John Wayne y Charles Bronson en la pantalla excelso, se similaró justamente delante del telón en que muchos de sus filmes habían hecho delirar a las jovencitas que lo veían en carne y hueso con los Luceros llenos de lágrimas. Leo Dan, Los Ángeles Negros, Los Iracundos asimismo protagonizaron shows inolvidables, sazonados habitualmente por la picardía criolla. No importaba cuan famosos fueran, nadie se libraba de la azarosa atención que dispensaba el conocido Particular. Yaco Monti, popular cantante argentino, con varias portadas en revista Ritmo, mostró su mal humor en las tablas melipillanas. Mientras entonaba qué tienen tus ojos?, de su hit Siempre te rememoraré, Héctor Hernández, individualidad de los trabajadores del cinema le gritó con feroz vozarrón LagañGanador!, provocando la inmediata risotada en el manifiesto. El trasandino obvió la broma e intentó seguir, pero cuando iba en la parte que decía qué tiene tu pelo?, y el mismo funcionario, un tipo bromista apodado Tito Cachimba, le gritó Piojos!, el cantante no siguió más. Pidió que se sacara al hombre que le aportillaba el show o él no seguía. Y cuando daba Revés cerca de el camarín, raudo y pesado, pudo conocer que tras las cortinas de terciopelo no había más que ladrillos y concreto. A pesar de romperse la cabecera, siguió cantando. El Palace iba rumbo en popa y los niños también tenían cabida en las butacas con las visitas de payasos de la tele, como los de Teleminimundo y sus payasos Copucha, Chirolita y Cuchara, en matinal, matiné y vermouth. Transcurridos los dos primeros años del gobierno del presidente Salvador Al otro lado, los problemas de Massoud por fin se habían borrado y pero no tenía cuitas con ninguna autoridad.

10 en los muros orientados cerca de el sur, por ser los muros más fríos de su unidad. Los problemas que se generan con la condensación en Caudillo tienen consecuencias graves para su propiedad, no obstante que mancha y suelta pinturas, daña y despega papeles murales, llegando incluso a la aparición de hongos especialmente en los antepechos de las ventanas que pueden dañar Por otra parte su Lozanía, corroe en forma progresiva todos aquellos elementos de metal, tal es el caso de cerraduras y bisagras, griferíVencedor, puertas y ventanas, deteriora gravemente los instrumentos de madera llegando incluso a podrirlos, etc. En Militar, toda su vivienda puede hallarse expuesta a un serio daño producido por la condensación, que no es un defecto, problema constructivo o de diseño; sino que es un problema derivado directamente del uso del área y las prácticas comunes de calefacción y ventilación poco adecuadas. Aún en el caso de las puertas y ventanas de loggias, la condensación daña en el tiempo los marcos que fijan los vidrios. Así también la humedad interior puede resistir incluso a hinchar y trabar una puerta de madera, tanto de llegada a recintos, closet o muebles. 2. Papel mural con hongos correcto a condensación y mala ventilación El vapor de agua llega al ambiente por diferentes medios, pero en el interior de una vivienda aumenta con el vapor que se desprende de los baños, de la cocción de alimentos, el secado y lavado de ropa, de las estufas de efluvio o parafina que pudiese acomodarse el propietario del unidad, las teteras y por los aportes de los habitantes que liberan al respirar.

3. Como medida ejercicio, siempre es conveniente nutrir un duplicado de cada una de las llaves de las puertas en un sitio diferente al mismo área. Por otra parte, se recomienda encarecidamente hacer cambio de las cerraduras o correctamente de combinación de los cilindros de la puerta de entrada en forma anticipada a la mudanza y ocupación de su área. En forma adicional se sugiere incluso colocar una cerradura de seguridad. En este sentido, nuestra empresa no se hará responsable por robos y/o hurtos que pudieran ocurrir en su propiedad. 4. Un núsimple importante de pequeñGanador fisuras que suelen aparecer en las viviendas se puede calificar de normales y es producto de la retracción del fraguado del hormigón, atraques o uniones entre elementos de distintos materiales prefabricados. Estas micro grietas no deben preocuparlo, pues está previsto que ocurran y su aparición es inevitable. Le solicitamos adivinar en detalle el punto 1.5. Por último, el cuidado y la mantención del Edificio dependen de Usted y del personal que en él labora, toda vivienda para que se conserve, tiene que ser cuidada y mantenida correcta y adecuadamente. Cuando se produzcan fallas, no espere y resuélvalas de inmediato para Figuraí evitar problemas mayores. Para acertar inicio al presente Manual del Propietario es importante señalar algunos aspectos generales que hay que observar al comenzar a hacer uso de su unidad, entre ellas distinguimos los siguientes: Las posibles modificaciones que se quieran hacer al sección, sobre todo en el caso de fachadas, debe ser con previa autorización del Comité de Delegación.

32 un beneficio para el Templo de Santo Agustín, otro para la construcción de la Gruta de Lourdes, uno para la Sociedad de Veteranos del 79 y incluso para la estatua de Ignacio Serrano, que estaba en medio de una polémica por conocer en qué parte de la Plaza de Armas se instalaría. Como no podía ser de otra forma, la pelea incluía a conservadores y liberales. Los primeros la querían frente a la Iglesia Matriz, en la esquinazo norponiente. Los segundos esperaban que se erigiera en el vértice suroriente, frente al almacén Nuevo Mundo, donde había nacido Serrano. Los espectáculos en el Melipilla eran protagonizados por el canto y las declamaciones de hijas y esposas de personalidades relevantes económica y políticamente en la comuna. Un acto de caridad en ocasiones comenzaba a las 16 o 17 horas y eran extensos. El sucesivo software, a beneficio de la Gruta de Lourdes en Chocalán 95, es un buen refleja de ello. PRIMERA PARTE 1 Obertura para piano, por el señor José M. Valenzuela. 2 Preghiera, romanza para barítono, por el señor Exequiel Pinto Ovalle. 3 PoesíFigura, declamadas por el señor Domingo Oyarzún. 4 Mignon, romanza para soprano, por la señorita Julia Meyer. 5 Dúo, Gloria Stellato, por los señores Exequiel Pinto Ovalle y José M. Valenzuela. 6 Una sena D amore por la señorita Julia Meyer y el señor Exequiel Pinto Ovalle. 95 Aplicación extraído del diario La Nación, del 23 de marzo de SEGUNDA PARTE 1 Dúo Yo vivo e tamo, por la señorita Julia click aqui Meyer y señor José M.

Solamente gozaba de cierta relevancia por sus predios agrícolas, como gran parte de Chile. Aunque no por eso la devastación sería baladí: murieron 55 personas 50. La ciudad de Melipilla con una población de habitantes y formada por calles rectas, se destruyó casi por completo. De los 631 edificios que forman la población, cien quedaron en completo estado de destrucción, 200 con cincuenta por ciento de pérdidas y el resto en una tercera parte destruídos. Todos los edificios públicos, especialmente la calabozo, el que ocupaba la gobernación, el hospital y 50 Sumando las localidades de Melipilla, Pomaire, Pahuilmo, Santo Antonio, Lo Alpargata, Carmen de Las Rosas y otros puntos. 33

18 una escuela fiscal se arruinaron hasta los cimientos, estimándose en más de doscientos mil pesos las pérdidas sufridas en esta asiento por el Fisco 51. Para el año 1907 Melipilla en su radio urbano tenía una población aproximada de 6 mil personas 52, repartida entre la ciudad y un vasto campo, donde lo urbano estaba circunscrito a menos de 10 hectáreas al interior de las calles Vicuña Mackenna, al meta; Manso, al sur; Pardo, al poniente y Alcalde, al oriente. Por remotamente, su principal avenida Cuadro Vicuña Mackenna, pero que en ella estaba la época de trenes, que por estos primaveras tenía conexión a Santiago, agregándose luego San Antonio, Ibacache y Curacaví. Todo lo que estaba fuera de este rectángulo correspondía a caseríos, chacras, grandes haciendas donde los campos mostraban cultivos de cereales y el verde de una fisonomía plagada de árboles, arbustos, canales y esteros. Lo único fuera de estos límites, pero que se ligaba a la vida citadina, Cuadro el hospital, el cementerio, el parque municipal y la cancha de El Llano, al sur de la ciudad. A pesar de que ahora esas dimensiones se puedan considerar pequeñFigura, Melipilla Bancal vanguardia del Unidad del mismo nombre y pertenecían a su jurisdicción las zonas de Culiprán, Loica, El Monte, Alhué, Santo Antonio y Curacaví. Figuraí, desde estas localidades debían personarse a Melipilla para sus trámites 51 Rodríguez, A. & Gajardo, C., La catástrofe del 16 de agosto de 1906 en la República de Pimiento, Santiago, Imprenta, Litografía y Encuadernación Barcelona, 1907, p Según el censo de 1907, en el Melipilla urbano vivían personas, siendo mujeres y hombres. En tanto, en el Melipilla rural vivían 5.668, con hombres y mujeres. Al respecto, véase: Comisión Central del Censo, Memoria: presentada al Supremo gobierno por la Comisión del Censo, Santiago de Chile, decenas de personas.

158 El Labrador, 20 de abril de El cabildo melipillano, conciente de no poder administrarlo como merecía, entregó la concesión del recinto a diversos empresarios del rubro. Es así como en primera instancia mantuvo la administración Carlos Guillón, luego por un año la empresa de Rigoberto Ortega, y posteriormente Víctor Francione. Las dos primeras fracasaron luego de un inicio emprendedor, dejando la de Guillón en tal abandono a los trabajadores, que estos tuvieron que apelar a funciones de filantropía para abonar sus sueldos, poco que se alteraría en tradición, llevándose a cabo estos beneficios dos veces al año. La aparición de Francione a Melipilla, en febrero de 1937, fue realizada con maestría. Ofreció una fiesta para las autoridades y personalidades de la comuna, con quienes recorrió el perímetro para mostrar el remozamiento del teatro y les hizo ver algunas cintas para oír especialmente la potencia y calidad del nuevo sistema sonoro. Sorprendidos, no dejaron de dialogar de ello en el aperitivo que luego disfrutaron en el foyer. La aprobación social con el recién llegado se daba en un Melipilla cada momento más vivo en la arena política e ideológica, donde la pugna entre católicos y laicos usaba diversas herramientas para imponerse. El Serrano fue terreno para ello, con reuniones de la Batalla Católica, donde figuraba el presidente de los jóvenes católicos de Melipilla, Demetrio Espléndido, avivadas por charlas anticomunistas y antimasónicas publicitadas por el informe El Labrador y el cura párroco Leopoldo Manzor, quien llegaba desde Buenos Aires a establecerse la Radiodifusión Melipilla para apuntar a los enemigos del catolicismo. Esta emisora, próximo con la radio Telefunken, no eran las empresas y estaciones que se conocerían posteriormente, sino que aparatos electrónicos de gran potencia instalados en la plaza. A través

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *